Cambio automático

Especialistas en mantenimiento y reparación de cajas automáticas

BMW-palanca-cambio.jpg

Podría decirse que la caja de cambios es uno de los elementos más importantes del sistema de transmisión de nuestro coche. Una buena conducción y revisiones periódicas del coche alargarán de manera notable la vida de nuestra caja de cambios.

Una caja de cambios, ya sea manual o automática, puede durarnos toda la vida útil del coche, siempre y cuando se realicen los cuidados oportunos y el mantenimiento de ésta sea el adecuado. El mantenimiento de la caja de cambios será diferente dependiendo de si ésta es automática o manual.

A continuación te dejamos una serie de consejos para el mantenimiento específico de cada una de ellas:

Mantenimiento de una caja de cambios manual

Las cajas de cambios manuales son las más habituales en los coches de nuestro país. Su eficiencia y su moderado consumo de combustible las hacen más populares que las automáticas. No requieren grandes cuidados, pero su buen funcionamiento está muy ligado al buen uso del embrague.

En las cajas de cambios manuales debemos tener muy en cuenta la vulvina, un lubricante viscoso hecho a base de petróleo y el cual es encargado de mantener engrasados los engranajes de la caja de cambios. En el manual de cada coche encontraremos especificado cuando hay que cambiar este lubricante ya que varía dependiendo del modelo del coche. Lo más habitual es que el fabricante te aconseje cambiarlo cada 70.000 kilómetros o 5 años para no conducir con un coche degradado.

Un consejo para no estropear nuestra caja de cambios manual es no dejar la mano puesta en la palanca de cambios mientras conducimos, ya que esto crea una presión sobre la caja de cambios y puede provocar que ésta se  acabe forzando y se estropee.

Mantenimiento de una caja de cambios automática

Una caja de cambios automática se mantiene más tiempo operativa cuando realizamos comprobaciones periódicas de nivel de aceite y de cantidad de líquido hidráulico.

El calor generado por el uso, la fricción y la presión interna van deteriorando este tipo de fluidos y obstruyendo el filtro interno. Para que la palanca de cambios no se estropee debes comprobar el kilometraje de tu coche y los periodos que indica el fabricante para cambiar estos líquidos.

Un consejo para no dañar nuestra caja de cambios automática es no pisar el freno y el acelerador a la vez.

Canvis automàtics cambio caja automatico.jpg

Reparación de una caja de cambios

Cuando tenemos una avería en la caja de cambios debemos sustituirla de forma rápida, ya que si no lo hacemos podemos jugar con nuestra seguridad.

Para realizar este tipo de reparaciones es necesario contar con un equipo profesional que se encargue de abrir y sustituir todos y cada uno de los componentes dañados y desgastados que forman parte del entramado de la caja de velocidades con materiales de calidad y en un plazo de tiempo razonable.